Compartir
Publicidad
La Scala de Milán, mucho más que ópera
Museos

La Scala de Milán, mucho más que ópera

Publicidad
Publicidad

Es famosa en el mundo entero La Scala de Milán como templo de la ópera y cita obligada para muchos milaneses un par de veces al año, pero La Scala es mucho más, punto de encuentro y museo en pleno centro de la ciudad.

Os proponemos un breve recorrido por La Scala: sala de ópera, museo y plaza, para que no os olvidéis de acercaros a este punto neurálgico de Milán en vuestro viaje, justo al lado de la Galería Vittorio Emanuele II y muy cerca del Duomo, visitas imprescindibles.

Teatro alla Scala de Milán

Al principio de la Via Manzoni, arteria de la ciudad, se encuentra este edificio de estilo neoclásico que puede pasar desapercibido en un primer momento, inmerso en la vorágine del tráfico milanés.

El teatro fue construido por Piermarini en 1778 en el lugar en el que había estado la iglesia de Santa Maria della Scala, de la cual toma el nombre. El anterior teatro de la ópera (el Teatro Ducale) había sido destruido por un incendio dos años antes.

Palcos Scala Milán

Es el Olimpo del arte lírico, donde han resonado los acordes de los maestros más grandes de la ópera, compositores como Verdi, Donizeti, Rossini, Bellini... y las voces de las divas más míticas, Callas y Tebaldi. La temporada lírica de La Scala es probablemente la más famosa del mundo, se suele iniciar en noviembre o diciembre.

Como curiosidad, todas las funciones deben terminar antes de la medianoche, de modo que las óperas más largas deben comenzar más temprano. Recientemente restaurado, en sus inicios también fue casino.

Hoy, mucho dinero también se mueve por el lugar, en este caso por las taquillas gracias a quienes pueden hacerse con una codiciada entrada para uno de sus espectáculos. Para una visita guiada al teatro (en italiano o inglés) hay que hacer reserva previa (los grupos son máximo de 20 personas) y en un recorrido de 45 minutos nos desvelan los secretos de la gran sala (25 euros por persona, incluye la visita al Museo).

Este tour nos lleva por el vestíbulo, los palcos históricos, el palco real, el patio de butacas y nos acerca al sistema de movimiento mecanizado del escenario. Más información: Teatro alla Scala.

Museo Teatrale alla Scala

Museo Scala Milán

Aun si la ópera no es nuestro fuerte, las visitas guiadas no son posibles debido a los trabajos de preparación de espectáculos, no existe programación que nos interese o se nos escapa del presupuesto, existe la posibilidad de visitar el Museo Teatrale de la Scala. Con esta visita se ve la sala del teatro desde los palcos del tercer nivel (siempre que no haya ensayos o eventos abiertos al público).

El Museo cuenta con una aplicación gratuita que podemos descargar en nuestro móvil, que incluye recorridos guiados en siete idiomas (es bueno saber que existe acceso a wifi gratis para todos los visitantes).

Además, es un espacio para sumergirse en el universo del gran templo, que expone maquetas, trajes, instrumentos musicales, autógrafos, libretos, partituras, retratos... El Museo Teatrale alla Scala abre todos los días de las 9 a las 17'30 horas. La entrada general cuesta 9 euros (niños menores de 12 años gratis). Más información: Museo Scala.

Piazza della Scala

Plaza Scala Milán

Esta plaza peatonal justo frente al teatro es punto de encuentro de milaneses. Trazada en 1858, en el centro se alza el monumento con la estatua de Leonardo da Vinci, dedicada a la innovación de las artes y las ciencias, a cuyos pies hay bancos para reunión de paseantes. Y es que se puede decir que este es uno de los centros de la ciudad: en ella desemboca la famosa Galería comercial Vittorio Emanuele II (al otro extremo de la misma, la plaza del Duomo).

Frente a La Scala está el Palazzo Marino, ayuntamiento de Milán desde 1860. Es el edificio más antiguo de la plaza, de 1563, aunque entonces la Plaza no existía. Fue a finales del siglo XIX cuando las autoridades de Milán iniciaron una ambiciosa renovación de la zona, que incluía la creación de la plaza de la Scala.

Otro edificio importante situado en la plaza es el Palazzo della Banca Commerciale Italiana, en el lado noreste. El lado suroeste de la plaza alberga la entrada a la Galería Víctor Manuel II y el Palazzo Beltrami. La mayor parte de los edificios de la plaza son obra del arquitecto Luca Beltrami, quien diseñó el palacio homónimo, la fachada del Palazzo Marino, y el edificio de la Banca entre finales del XIX y principios del XX.

Esperamos que disfrutéis de La Scala, mucho más que ópera, en el centro de Milán, por dentro o por fuera, merece la pena asomarse a este lugar mítico.

Fotos | Claudio Manenti, Anna & Michal, Lorenzoclick en Flickr-CC, Museo Scala

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio